PARÁSITOS EXTERNOS

PARÁSITOS EXTERNOS

Los principales parásitos externos que encontramos en nuestros perros son las pulgas, las garrapatas, los piojos, los ácaros (Demodex, Sarcoptes y Cheyletiella) y los mosquitos. Además de resultar molestos, muchos de ellos transmiten parásitos internos y enfermedades infecciosas.


PULGAS


Las pulgas son insectos que viven en lugares frecuentados por los perros y los gatos. Sólo las adultas son parásitos. Las hembras son capaces de poner muchos huevos en pocos meses. Estos huevos caen al suelo y se acumulan en tejidos, suelos, camas, alfombras...
Los huevos se transforman en larvas, que pasan a pulgas adultas cuando las condiciones de humedad y temperatura son adecuadas. Las larvas se esconden de la luz en cojines, zócalos, alfombras, entre la madera y el parquet...y pueden resistir hasta 5 meses en casas deshabitadas. Las pulgas adultas perforan la piel del perro y el gato y chupan su sangre, inoculando una saliva que en algunos provoca fuertes picores, sobre todo en la zona de la grupa.Al rascarse el animal, pierde el pelo de la zona, y aparecen lesiones en la piel.
Las pulgas además transmiten el parásito interno Dypilidium caninum.Para prevenir las pulgas debemos usar un antiparasitario externo eficaz y duradero frente a pulgas adultas aplicado al perro, pero una vez que el perro tiene pulgas, hay que emplear productos sobre el perro que eliminen pulgas adultas, larvas y huevos, y además limpiar el entorno del perro (salón, habitaciones, chenil, caseta...) con aspirador y luego aplicar insecticidas adecuados para el medio ambiente.


GARRAPATAS


Las garrapatas son artrópodos de la familia Ixodidos. Las hembras adultas repletas de sangre son mucho más grandes que los machos. Las hembras son parásitos chupadores de sangre, y son parásitos del perro y el gato en sus fases de larva, ninfa y adulto. Las hembras se reproducen sobre el perro o gato, y luego caen al suelo, dónde ponen miles de huevos. Del huevo sale una larva, que queda esperando en la hierba a que pase un perro o gato, para fijarse a él.
Las garrapatas adultas se suelen localizar en las orejas, cara, pecho y en los espacios interdigitales.
Su picadura produce un nódulo, y si son muy numerosas podrían llegar a provocar anemia.
El principal problema de las garrapatas es que transmiten graves enfermedades infecciosas, como la Ehrlichiosis, la Babesiosis y la Borreliosis.
Las garrapatas se previenen con antiparasitarios externos adecuados.
Una vez la garrapata se ha enganchado, la mejor forma de eliminarla es aplicar un spray antiparasitario para perro o gato, esperar unos minutos a que se debilite, y retirarla manualmente haciéndola girar sobre si misma.
Si el animal presenta muchas garrapatas, lo más adecuado es aplicar un producto antiparasitario de acción inmediata (baño, spray…) , y posteriormente aplicar un producto preventivo de larga duración.




 


MOSQUITOS

Los mosquitos transmiten enfermedades como la Leishmaniosis (Flebotomo) y la Filariosis o “gusano del corazón” (Culex, Aedes y Anopheles), que afectan más al perro que al gato. Como sólo acuden a picar y no permanecen en el animal, es difícil detectarlos a simple vista.

 


Es importante usar productos con efecto repelente probado, como la deltametrina y la permetrina, en epóca de calor (verano – otoño).